La Internacional

Himno de los Trabajadores del mundo

Interpretado por Quilapayú

Arriba los pobres del mundo,
de pie los esclavos sin pan
y gritemos todos unidos:
¡Viva la Internacional!

Removamos todas las trabas
que nos impiden nuestro bien,
cambiemos el mundo de base
hundiendo al imperio burgués.

 

 

Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alcen los pueblos con valor

por la Internacional.

El día que el triunfo alcancemos
ni esclavos ni hambrientos habrá,
la tierra será el paraíso
de toda la Humanidad.

Que la tierra dé todos sus frutos
y la dicha en nuestro hogar,
el trabajo es el sostén que a todos
de la abundancia hará gozar.

CRÓNICA DE LA HIGUERA
(Al Che, comandante amigo)

Llegaron precedidos de leyendas hermosas que arrastraron la historia
cuesta arriba
Con sus relampagueantes cinturones atados hicieron su llegada
bajo un desasosiego de ladridos
Con instrumentos que aún tienen calidad de secretos humanos
encantaron
y fueron deshaciendo su tesoro
Lo que su amor no pudo levantar
su voluntad armada lo echó al cielo
Lo que no hizo la sangre encabritada
a estampida lo abrió su puntería
Lo que otros no defienden lo defendieron ellos

Señalados con el sol de los que sufren vinieron casi exangües
con su morral cruzado
Golpe a golpe su cabello
de andar desesperados buscando al hombre nuevo se les regó en la cara
En las noches azules de Bolivia
mientras sus corazones hacían  hielo sus dientes a zancadas libraron
las batallas
Los guerrilleros miran con los dedos cuando sus ojos lloran
Bajo de sus pisadas irrumpió el sobresalto


igual que las semillas hacedoras de pan
Desde la cordillera por hoy se despidieron
no sin dejarnos antes su corazón caliente como un horno
Nosotros les dijimos, buena suerte
De México a Brasil vimos partir sus hombros su barba su sombrero

Ni aún en el tiempo hondo variarían sus cuerpos de medida
Un frío cenagoso nos enrolló los pies
Con esfuerzos preciosos dignos de mejor causa volvimos al hogar
de sangre blanca
En nuestra silla con forma de tortuga acomodamos todos los complejos
Decidimos
que era una pena hidalga
y empezamos jalando el mismo ovillo
hasta encontrar razones de "patriota" 
"Ese era un craso error, mejor se espera"
Un galope de búfalos y pumas rebañó mi cabeza. Humeaba mi café
recién servido
Formaba hilillos tenues mi cigarro
¡Estoy ansioso de que acabe pronto la sociedad burguesa!
Grita el ropavejero:
¡”se compra zapato viejo de nombre”!

                                  1967

TIRSO CANALES.

   
www.000webhost.com